info@theabogados.com
+34 911 23 07 95

escucha activa

Sobre la mediación y la escucha activa

ESCUCHA  ACTIVA

Dentro de la comunicación, entre el decir o hablar y el escuchar, existe lo que se ha acuñado como “una brecha crítica”, esto hace alusión a que, no es tan importante lo que se entrega o dice, como lo que se hace con lo que se recibe.

La escucha, a diferencia del oir, se construye desde nuestras interacciones sociales, y da lugar a interpretaciones, en este sentido, el lenguaje es acción, ya que puede cambiar la realidad. Las partes pueden escucharse, dialogar, explorar cualidades impensadas, y construirse con posibilidades a sí mismos.

 

En la mediación cada parte llega con una percepción distinta a la propia del mediador, de forma que se ha de crear un espacio de reflexión para que confluyan. Se ofrece la mediación como la práctica social en la que las personas se involucren activamente construyendo su presente y su futuro.

El mediador mientras tanto, ha de ser neutral con las causas y los porqués de las partes, y sin embargo facilitar otras labores, como desbloquear los estancamientos usando preguntas circulares, probar con juegos de roles, hacer pruebas de realidad, plantear nuevas perspectivas con anécdotas…

Hablamos  de  4  consecuencias  ineludibles  en  la  comunicación:

–         No es posible no comunicar.  Hasta el silencio transmite algo, influye.

–         Se transmite un contenido e información y una forma de decir las cosas que indica la relación deseada que se busca establecer, esta relación se caracteriza por las secuencias que se produzcan en la comunicación (si uno resulta criticón y el otro se retrae…) .

¿Quieres leer más artículos?

–         El lenguaje no verbal es más amplio pero como contraparte, es más ambiguo,  mientras que el lenguaje estándar es más limitado para expresar.

–         Las relaciones simétricas o de igualdad como entre hermanos o esposos, pueden dar lugar a competitividad,  mientras que las relaciones complementarias se dan entre personas diferentes, aunque no por fuerte y débil.

LA  PULSIÓN  NEURO-LINGÜÍSTICA

Alude a la interacción que existe entre el actuar de un mediador y de las partes, en dos sentidos, dado que siempre se genera una perturbación que o bien se orienta a la resistencia, o bien se orienta al cambio para la reconstrucción de nuevos significados y narrativas. Así se entiende el espacio de la mediación como un lugar de doble juego, en el que nada volverá a ser igual, ya que tanto el mediador como las partes desarrollan un aprendizaje y un nuevo conocimiento.

En la Mediación, se debe supervisar:

–         Que las personas son seres que interactúan, ligados unos con otros.

–         Por tanto tenemos muchas facetas y nos relacionamos en múltiples sistemas de la sociedad.

–         El mismo Mediador es un sistema y genera una construcción, una visión del mundo con sus valores, de la que es responsable.

–         Las personas importantes en nuestras vidas son igual de importantes que nosotros, y con nuestra narrativa crearemos un tipo de relación u otro.  De esta misma forma, las personas que acuden a mediación son significativas y protagonistas, y generan un proceso de comunicación al que el mediador asiste.

Comentarios